Publicada By  ramolva - Católico, Religión    

Tras la caída del meteorito Armagedón, un meteorito de dimensiones colosales que barrió la Tierra con terremotos y maremotos de dimensiones nunca antes vistas, se han borrado los vestigios de la civilización anterior. Todos los contenidos digitales desaparecieron.

En el siglo 30 unos arqueólogos descubren placas de carretera en las que aparece la palabra “Salamanca” junto con un número a la derecha. Dadas las posiciones en las que se encontraron, sus orientaciones y los números, triangulando, siempre aparece de forma coherente y evidente un punto sobre el mapa, que actualmente corresponde a un punto bastante profundo dentro del gran lago de agua salada que se formó en la meseta norte española tras el paso de la “gran ola”.

¿Deberíamos pensar que Salamanca nunca existió porque no hemos encontrado nada o porque está sepultada bajo un mar interior salado y metros de lodos?

A Dios nadie lo ha visto ni tocado, pero existen los milagros eucarísticos, los relatos evangélicos, el testimonio de los hombres que prefirieron morir martirizados a renegar de la realidad en la que creían firmemente, tantas y tantas evidencias de que Dios existe y es real que es francamente más fácil creer que Dios existe a que existan los OVNIs, y sin embargo hay gente que cree en los OVNIs pero no en Dios.

2 mayo, 2012
 
|   Etiquetas: ,  |