UPV



Otra vez gracias Sr. Wert

Estimado todav铆a ministro interino de educaci贸n Sr. Wert,

muchas gracias de nuevo por las impecables medidas tomadas al principio de la legislatura con una celeridad tan pasmosa como autoritaria con la que revel贸 el talantito del gabinete formado por el gallego tibio. Gracias a sus medidas, ahora, la introducci贸n del Espacio Europeo de Educaci贸n Superior, ha generado nuevas tareas docentes, burocr谩ticas y de atenci贸n al alumnado que han sido asumidas por el profesorado a coste cero o incluso menos uno, 隆como no!.
El profesorado de las universidades p煤blicas espa帽olas, como resultado de los riesgos psicosociales a los que est谩 expuesto, tiene serias dificultades para compatibilizar la vida laboral y profesional (doble presencia). Los que la tienen. Pero es que el resto tiene dificultadews para adquirir nuevos conocimientos y habilidades debido a que la organizaci贸n no lo facilita. Este profesorado debe asumir un volumen excesivo de trabajo para la jornada laboral establecida; no recibe de la organizaci贸n las herramientas necesarias para gestionar las tensiones derivadas de las relaciones interpersonales ni la organizaci贸n es lo suficientemente flexible para minimizar esta exposici贸n. Se sufre una deficiente gesti贸n de personal por parte de los mandos inmediatos, no dispone de la informaci贸n adecuada y suficiente para realizar sus tareas y adaptarse a los cambios, no recibe la ayuda necesaria por parte de sus superiores y no recibe el respeto, reconocimiento y trato que merece el esfuerzo invertido en su trabajo.

Se produce una situaci贸n parad贸jica: por un lado, hay un exceso de regulaciones y procedimientos que llegan a pautarlo todo hasta extremos indebidos; y por otro, existe el consentimiento, de facto, de amplios m谩rgenes de discrecionalidad para aplicarlos en ciertos 谩mbitos de la docencia, de las metodolog铆as, de las relaciones con el alumnado, de los criterios y los procedimientos de evaluaci贸n.
Las condiciones laborales del PDI tambi茅n han empeorado a ra铆z del RD-Ley 14/2012, ya que se ha terminado definiendo la docencia como una forma de penalizaci贸n a quienes no cuenten con los m茅ritos investigadores estipulados y aplicados.

Si no me creen, pueden ver el informe en http://www.fe.ccoo.es/comunes/recursos/25/pub142305_Estudio_sobre_los_riesgos_psicosociales_en_el_PDI_de_las_universidades_publicas.pdf.

24 junio, 2015
 

Yo soy Charlie. Y Rushdie. Y Asia Bibi. Pero no Hebdo

Soy Charlie porque me alegro de pertenecer a una civilizaci贸n en la que la libertad de expresi贸n es muy amplia. En Occidente se puede publicar cualquier cosa, incluso un salivazo a lo Hebdo, sin terminar por ello en la c谩rcel o muerto. Prefiero vivir en un Occidente con libertad de palabra a veces prostitu铆da o pervertida como en algunas vi帽etas y portadas del Jueves o de Hebdo o en manifestaciones art铆sticas que escupen sobre lo sagrado [1] [2] que en un mundo isl谩mico en el que la gente es ejecutada o encarcelada por delitos de opini贸n o apostas铆a.
Cuando una empresa (en este caso el Charlie Hebdo) sufre una pena tan brutal, cobarde y desproporcionada, recordar lo desagradable de la publicaci贸n es tan inoportuno como si despu茅s del asesinado de tu hijo, alguien se negara a solidarizarse con 茅l porque 鈥渆ra muy gamberro鈥. Antes del atentado, yo no era Charlie Hebdo; despu茅s del atentado, S脥 que soy Charlie, aunque sigo detestando a Hebdo. No hemos sido nosotros los que hemos decidido ser Charlie. Lo han decidido los terroristas por nosotros. Ahora, despu茅s de la masacre, de poco nos vale renegar de ser Charlie.
El objetivo de los terroristas es cambiar la mentalidad de sus objetivos. “Y no tem谩is 谩 los que matan el cuerpo, mas al alma no pueden matar: temed antes a aquel que puede destruir el alma y el cuerpo en el infierno” Mateo 10:28. Esta vez ha sido una publicaci贸n blasfema contra el Isl谩m (aunque no s贸lo contra el Isl谩m), en otras ocasiones y pa铆ses han sido iglesias, conventos llenos de monjas, escuelas llenas de ni帽os o mercados lleno de gente pac铆fica, sencilla y normal. Por eso, junto a los periodistas de Charlie, tambi茅n cayeron vilmente asesinados dos polic铆as nacionales, luego un polic铆a municipal y cuatro civiles cuyo 煤nico pecado era estar de compras. Dos de las v铆ctimas eran musulmanas. Es m谩s, si cuando entraron en el peri贸dico se hubieran encontrado en la redacci贸n a una persona 鈥渆xpresando una en茅rgica repulsa鈥 por los chistes realizados contra Mahoma, tambi茅n lo habr铆an matado.
Decir yo no soy Charlie o no decirlo, no tiene ning煤n sentido porque TODOS YA SOMOS CHARLIE, nos guste o no, lo sintamos o no o lo queramos o no. 鈥淵o soy Charlie鈥 significa rebelarse en contra de que alguien pueda decidir 鈥渜ui茅n puede decir qu茅, y qu茅 puede decir qui茅n鈥. La libertad de expresi贸n y la libertad religiosa son pilares fundamentales de una sociedad libre. Repugna mucho m谩s el fanatismo salvaje que la blasfemia que dicen castigar, aunque ambas repugnen tambi茅n.
Lo cierto es que el islam radical ha declarado la guerra a Occidente, as铆 como a los musulmanes moderados de sus propios pa铆ses. Es una guerra insidiosa de perfil bajo pero insistente y efectiva que no se libra s贸lo con ej茅rcitos convencionales sino mediante golpes terroristas, psicolog铆a de intimidaci贸n y condicionamiento cultural.
Atentados como el de Par铆s (continuador del asesinato de Theo Van Gogh, que preparaba un documental sobre la sumisi贸n de la mujer en el islam, culpando de ello al Cor谩n), los islamistas pretenden imponerle a Occidente sus propias reglas antiblasfemia. Los Charlie Hebdo desafiaron esa imposici贸n y pagaron con la vida. Otros 鈥搈谩s intelectualmente enjundiosos y pero no menos ofensivos para la mentalidad musulmana que Charlie鈥, como Salman Rushdie, Geert Wilders, Ayaan Hirsi Ali o Magdi Allam, han pagado con d茅cadas de ocultamiento y protecci贸n policial permanente.
Aceptar las restricciones isl谩micas en materia de expresi贸n ser铆a iniciar el camino de la dhimmitud (el estatuto de ciudadanos de segunda que el islam reserva a los cristianos y jud铆os); el gesto de Charlie, por tanto, es traducible como un valiente “No seremos dhimmis”. Ahora bien, para que esa posici贸n sea coherente deber铆a acreditarse una libertad total frente a cualesquiera tab煤es: no s贸lo los del islam, sino tambi茅n los de la correcci贸n pol铆tica.
驴Public贸 Charlie Hebdo alguna vez salvajes s谩tiras racistas, hom贸fobas, mis贸ginas, antiizquierdistas? 驴Satiriz贸 a l铆deres del movimiento gay con la misma sa帽a que al Papa, a Jesucristo o a Mahoma? Est谩 claro que se puede argumentar que no est谩 este tipo de cr铆ticas dentro de la l铆nea editorial de la revista. Pero, 驴Que pasar铆a si eso lo hiciera alguna revista cuya l铆nea editorial fuera esa? Una revista que se dedicara, todas las semanas, a hacer chistes y vi帽etas extraordinariamente ofensivas en las que un d铆a se presentara a todos los homosexuales como pederastas peligrosos. En otro n煤mero se los ridiculizara de manera humillante y en otro se carcajearan del asesinato de una pareja de homosexuales a manos de una banda neonazi. 驴Ser铆a admisible semejante revista? S贸lo pensarlo ya averg眉enza. La libertad de expresi贸n no incluye el derecho a incitar al odio contra los homosexuales, ni a hacer escarnio p煤blico de ellos, ni a celebrar con chistes el asesinato de los mismos. Imagino que el lobby gay se les echar铆a encima por hom贸fobos. Se podr铆a argumentar que los Hebdo no se met铆an con los cat贸licos sino con la jerarqu铆a cat贸lica y con el “catolicismo”. A este argumento se le puede dar la vuelta y decir que entonces la hipot茅tica revista no se estar铆a metiendo con las personas LGBT sino haciendo una sana y graciosa cr铆tica de lo LGBT.
Siguiendo con la argumentaci贸n anterior, 驴qu茅 pasar铆a si un par de hermanos homosexuales, cansados de tanta insidia, se adiestrara en el uso de armamento y la guerra de guerrilla y atentara contra esa publicaci贸n que incita al odio contra los homosexuales y que, como resultado del ataque, murieran varios trabajadores de esa revista?.
Independientemente de lo hiriente o despreciable que fuera la revista, ese ataque ser铆a un ataque terrorista injustificable, y los asesinos deber铆an ser perseguidos y castigados con la m谩xima dureza posible, como asesinos que son.
Pero el ataque contra esa revista anti-homosexuales no podr铆a nunca ser calificado como un ataque contra la libertad de expresi贸n, porque la libertad de expresi贸n no incluye la incitaci贸n al odio, ni la sistem谩tica humillaci贸n de ning煤n grupo humano, ni mucho menos la defensa o trivializaci贸n de la violencia contra personas. Se tratar铆a de un asesinato despreciable e inhumano, de un ataque terrorista, de un crimen ideol贸gico… pero nunca de un ataque a la libertad de expresi贸n. En todo caso, bajo el prisma de los dos hermanos, no ser铆a m谩s que un ajuste de cuentas personal.
Lo que ya me dan arcadas es que alguien incitara una campa帽a pidiendo que, como respuesta al atentado, todos nos hici茅ramos eco de esas vi帽etas que incitan al odio contra los homosexuales o que los humillan. El fuego no se apaga con m谩s fuego. A nadie se le ocurrir铆a pedir semejante cosa, ni reproducir las vi帽etas.
Hay que dejarse de correcciones pol铆ticas y llamar a las cosas por lo que son. La verdad os har谩 libres, Juan 8:32. El atentado contra Charlie Hebdo NO es un ataque a la libertad de expresi贸n. Las vi帽etas anti-musulmanas de Charlie Hebdo no son m谩s que basura islam贸foba. Y as铆 lo han entendido los asaltantes y esa, y no otra, es la raz贸n por la que han ajusticiado, siempre de acuerdo con las leyes cor谩nicas, a los infieles que adem谩s hab铆an cometido el pecado de soberbia de ostentaci贸n bajo el manto de aparente impunidad laicista francesa. Y eso es lo que m谩s ha dolido. Transgredir la aparente impunidad en la que se asientan muchos de los que ahora se lo pensar谩n dos veces antes de publicar algo contra el Isl谩m. Por muchas manifestaciones que hayan, ya nada volver谩 a ser igual. Y si no, observen.
El 3 de julio de 2013, el gobierno militar egipcio dispersaba a tiros en El Cairo una manifestaci贸n de partidarios del depuesto presidente Morsi. Fueron asesinados a balazos 149 manifestantes; otros 403 resultaron heridos. 驴Qu茅 hizo la revista Charlie Hebdo? Pues publicar a la semana siguiente una portada asquerosa, en la que se ve a un musulm谩n sosteniendo un Cor谩n, que cae acribillado por las balas mientras exclama: “隆El Cor谩n es una mierda! 隆No detiene las balas!”.
驴Es esto humor?驴Es esto libertad de expresi贸n?驴Me anima esto a publicar estas im谩genes en mi blog?. Califiquen la catadura moral de una linea editorial capaz de re铆rse de esa manera del asesinato a sangre fr铆a de 149 personas a manos de una infecta dictadura militar. P贸nganse Vds en la piel de las familias de esos asesinados y d铆ganme: 驴qu茅 sentir铆an Vds. al ver esa portada de Charlie Hebdo una semana despu茅s de perder a sus seres queridos? Ciertamente, declaro mi antipat铆a por este tipo de publicaciones que no me merecen el m谩s m铆nimo respeto.
Y no se trata de un hecho aislado de Charlie Hebdo. Publicar vi帽etas en donde aparece la cara de Mahoma con una bomba como turbante no es otra cosa que decirle a todos los musulmanes que su profeta es un terrorista e incitar al odio contra el musulm谩n por el simple hecho de serlo. Y pintar chistes burdos y ofensivos donde a los musulmanes se los presenta sistem谩ticamente como incultos, violentos y fan谩ticos, es humillar de manera gratuita a todo un colectivo.
La libertad de expresi贸n no lo ampara todo. No se puede insultar infundadamente a nadie salvo delito de injurias. No se le puede imputar a nadie hechos delictivos o deshonrosos que no sean ciertos, porque ser铆a un delito de calumnias. Una cosa son las ideas y otras las personas que las sustentan o que las siguen o que creen que son verdad. Algunas de esas ideas merecer铆an no haber sido escritas nunca o mejor a煤n escritas en papel higi茅nico. Pero no puedo apoyarme en ellas, por m谩s que las deteste o piense que son una gran mentira, para humillar o predicar odio contra ning煤n grupo humano por cuestiones de raza, sexo o religi贸n, porque estar铆a vulnerando los derechos constitucionales de otros.
Hacer chistes sobre las c谩maras de gas no es libertad de expresi贸n, sino una ofensa gratuita que ataca la libertad religiosa de los jud铆os y banaliza la realidad hist贸rica. Desnudarse delante del altar de una iglesia mientras se celebra una misa o hacer vi帽etas obscenas sobre la Virgen Mar铆a no es libertad de expresi贸n, sino una ofensa gratuita que ataca la libertad religiosa de los cat贸licos. Es la prostituci贸n de la libertad de expresi贸n. Y, de la misma manera, pintar un cerdo en la pared de una mezquita o publicar chistes ri茅ndote de las creencias de 149 manifestantes asesinados en Egipto no es libertad de expresi贸n, sino una ofensa gratuita que ataca la libertad religiosa de los musulmanes.
El compromiso con la libertad de expresi贸n s贸lo es cre铆ble si opera con simetr铆a, si verdaderamente todo es tocable: el feminismo, el libertinaje sexual, el ecologismo y dem谩s dogmas postmodernos. 驴Se aprecia esa coherencia en la Europa actual? No. Algunos de los que esta semana eran Charlie interpusieron demandas contra los obispos Reig Pl脿 y Sebasti谩n por “ofender a los gays” con sus declaraciones sobre la homosexualidad. Predicadores como Ake Green o Dale McAlpine han sido sancionados, no por exhortar a la violencia contra nadie (el 煤nico l铆mite incuestionable de la libertad de expresi贸n, junto a la calumnia), sino por infringir la ortodoxia feminista-homosexualista-relativista o el caso Intereconom铆a que sirvi贸 de chivo expiatorio y de aviso a navegantes por contraponer el D铆a del Orgullo Gay al “d铆a de la gente normal”.
Todos esos mantras buenistas que intentan conjurar el conflicto negando hip贸critamente su existencia: “El Islam es una religi贸n de paz”, “los terroristas no eran aut茅nticos musulmanes”, “el Islam es parte del ser alem谩n鈥 (Angela Merkel)鈥 La insistencia en considerar 鈥渋slam贸fobo鈥 o 鈥渦ltraderechista鈥 a cualquiera que constate lo obvio: que el islam es una religi贸n conflictiva, como acreditan su historia y sus textos sagrados, llenos de exhortaciones a la yihad; que la integraci贸n de la inmigraci贸n isl谩mica ha fracasado en Europa; y que habr谩 que estudiar soluciones que no confundan a justos con pecadores y que respeten los derechos humanos (restricciones de la inmigraci贸n, vigilancia de las mezquitas y las redes sociales, etc.).
Pero m谩s importante que lo anterior es que Europa vuelva a creer en algo. La Europa con complejo de inferioridad, constru铆da en el nihilismo, sin hijos, envejecida, blasfema, licenciosa, que reniega del cristianismo que la fragu贸 (s铆, la Europa de Charlie Hebdo) que no sabe lo que es, que no se reconoce y que no se respeta a s铆 mismo no inspira respeto ni puede generar admiraci贸n en los musulmanes reci茅n llegados.

14 enero, 2015
 

La vida es lo que pasa mientras est谩s conectado al m贸vil

Desconecta para para poder conectar de verdad.

Si eres adicto al m贸vil, tienes una esperanza. Prueba a ver esto.

19 junio, 2013
 

Quinquenio vivo

Tengo un quinquenio docente vivo. Durante los 煤ltimos cinco a帽os:

  1. He obtenido unas buenas calificaciones en las encuestas que me han pasado los alumnos.
  2. Incluso en muchas ocasiones he superado la media de notas obtenidas por mis compa帽eros de departamento.
  3. La tasa de aprobados est谩 francamente bien, as铆 como el rendimiento acad茅mico.
  4. No he tenido nunca ninguna queja formal de ning煤n alumno que haya requerido la mediaci贸n de ninguna comisi贸n acad茅mica.

De hecho, llevo ya tres quinquenios seguidos reconocidos.

Por un esfuerzo equivalente en investigaci贸n (sexenio vivo), estar铆a ahora impartiendo 24 cr茅ditos y por tener al menos tres, estar铆a a 16 cr茅ditos. Como adem谩s se premia la investigaci贸n con un cr茅dito adicional por sexenio obtenido, en igualdad de condiciones, deber铆a tener al menos una rebaja de 3 cr茅ditos 驴Cu谩ntos cr茅ditos me reconocen por esos tres quinquenios? NINGUNO.

Esta es la calidad de la ense帽anza universitaria de la Srta. Pepis que tenemos en Espa帽a. Si tengo una hora disponible para dedicar a mejorar mi docencia o desarrollar mi l铆nea de investigaci贸n. 驴Por cu谩l cre茅is que decantar茅?

 

4 junio, 2013
 
|   Etiquetas: ,  |  

A coste cero

Ya me estoy hartando del coste cero. Especialmente cuando el cero es para los dem谩s y el coste es para mi. V茅anse algunos ejemplos ilustrativos:

  • Cuando se cambian los planes de estudio, las asignaturas muertas se mantienen a coste cero. Esto es, las tutor铆as de alumnos, la elaboraci贸n de todos los ex谩menes, fotocopia, distribuci贸n, examen del alumno, correcci贸n, revisi贸n de notas, mecanizaci贸n de las mismas v铆a web, impresi贸n de actas, firma y entrega,… puede llevar un par de d铆as de trabajo completos. Y eso asumiendo que no van muchos alumnos al examen. Como vayan muchos, la cosa puede ser todav铆a m谩s costosa. Si se multiplica esto por cada una de las seis convocatorias que tiene el alumno para aprobar la asignatura… La universidad bien que les cobra a los alumnos la matr铆cula y adem谩s con recargo, dado que son repetidores los que suelen asistir a estos ex谩menes. 驴Y de lo m铆o qu茅?驴Cu谩nto repercute en m铆?驴Cu谩ntos cr茅ditos recibo yo a cambio de realizar estas gestiones?. Todo son beneficios para la universidad. Ellos cobran y yo pago. Cero para la universidad y coste para m铆.
  • Cuando se tiene que poner en marcha un nuevo plan de estudios, lo normal seria que a finales del curso anterior, avisaran a los profesores que se tienen que encargar de la docencia de las nuevas asignaturas del curso siguiente, de forma que durante este curso, dichos profesores se encargaran de ir estudiando contenidos, otras asignaturas an谩logas en otras universidades de prestigio para usar de referencia, analizar sosegadamente la bibliograf铆a existente, confeccionar contenidos de pr谩cticas, actividades, transparencias,… y de paso, que la universidad dotara a dicho profesor de los cr茅ditos pertinentes para elaborar dichos contenidos iniciales. Pues no. A finales de este mismo curso (mayo/junio) te indican cual es la asignatura que tienes que poner en marcha al curso siguiente; septiembre en muchos casos y, si tienes suerte, tal vez en febrero del a帽o siguiente. No te dan ning煤n cr茅dito por realizar dicha faena y adem谩s tienes que hacerla en tus vacaciones de verano. Todo a coste cero. Cero que te paga la universidad y el coste lo pones tu.
  • Que hay que aumentar la productividad del profesorado, r谩pidamente se pasa al profesorado de 22 cr茅ditos a 24, aumentando por decreto su productividad en un 9% dado que el sueldo sigue siendo el mismo. De nuevo cero para el ministerio y coste para m铆.
  • Como esto no es suficiente, todo esto se realiza adem谩s en un contexto de cambio de planes de estudio y adem谩s con una adaptaci贸n a los planes de estudio de Bolonia y con las metodolog铆a docentes activas. Eso significa que antes se realizaba un examen o dos de teor铆a a final del curso y entrega de trabajo final de asignatura o pr谩cticas. Ahora se deben hacer permanentemente pruebas de seguimiento durante el curso, incluso durante asignaturas cuatrimestrales, tanto de teor铆a como de pr谩cticas, elevando su n煤mero a cantidades exorbitadas que en muchas asignaturas, entre tareas de clase, pr谩cticas y ex谩menes te贸ricos, pueden subir a 10 pruebas a lo largo de un 煤nico cuatrimestre. En muchas universidades, este incremento de carga se ha realizado a coste cero. Es decir, si antes la asignatura equivalente ten铆a 6 cr茅ditos, ahora te conceden 6 cr茅ditos igualmente, cero para la universidad, coste adicional para mi.
  • Que no es suficiente, congelamos el sueldo durante a帽os, cuando no lo bajamos. De nuevo cero para el ministerio y coste para m铆.
  • Se reduce el presupuesto de investigaci贸n a la mitad, se reduce la parte de inversi贸n en I+D no financiera y encima, se echa en cara a la universidad no realizar investigaci贸n de calidad. De acuerdo con esto, se aumenta la docencia a los profesores que no llegan a un m铆nimo subjetivo y cada vez m谩s exigente. As铆 cada vez tenemos menos personas con tiempo para dedicarlo a la investigaci贸n y por ello, menos presupuesto porque no va a haber nadie capaz de solicitarlo y menos a煤n de cumplir con los objetivos exigidos. Si a eso se le une la competencia cada vez m谩s exacerbada entre grupos de investigaci贸n por unos recursos cada vez m谩s magros, vamos avocados a crear grupos de investigaci贸n que se alzar谩n como los tuertos en el pa铆s de los ciegos. Esto confirmar谩 a煤n m谩s la mediocridad de los resultados de investigaci贸n obtenidos y nos alejar谩 a煤n m谩s de los rankings internacionales, motivaci贸n esta para la cual se ha montado todo este foll贸n. La profec铆a autocumplida.
  • En muchas universidades, se ha implantado la metodolog铆a de la reforma Bolonia por la cual ahora hay que seguir metodolog铆as activas, evaluaci贸n continua,… lo cual conlleva muchas m谩s evaluaciones de pr谩cticas, test constantemente, tareas de clase,… y para colmo, todo ello mediatizado por las TIC. Ahora todo se hace en electr贸nico y hay que acceder a trav茅s de servidores webs que centralizan, analizan y monitorizan todo. La gesti贸n se enlentece, se hace m谩s burocr谩tica y adem谩s la puedes hacer en casa por si no te da tiempo a hacerla en el despacho, pudiendo as铆 extender tu jornada laboral ad infinitum. La asignaci贸n de cr茅ditos no se reduce a pesar del incremento en gesti贸n de las asignaturas. De nuevo, cero para la universidad y coste para mi.
  • Como adem谩s ahora somos muy modernos y queremos una universidad de calidad, los c铆rculos de calidad, los sellos ISO9000 y dem谩s se imponen, hay que dedicar esfuerzo a determinar marcadores de calidad, monitorizarlos, garantizar su trazabilidad para justificar las m茅tricas en las auditor铆as,… Y ya no es s贸lo tener que registrar todo esto de forma enfermiza tipo Gran Hermano, sino que adem谩s te bombardean con insistentes encuestas para valorar tu opini贸n acerca de los servicios, satisfacci贸n,… Todo esto lleva considerable tiempo. 驴Cuantos cr茅ditos me reconocen por esta nueva tarea que yo no he solicitado y que me quita tiempo de investigaci贸n? De nuevo, la universidad se pone el sello a coste cero. Cero para la universidad, coste para mi.

Y la lista no acaba aqu铆.

17 mayo, 2013
 
|   Etiquetas: ,  |  

No, Gracias.

Me apunto a lo escrito por Edmond Rostand en su obra Cyrano de Bergerac hace m谩s de un siglo (1897). Sigue siendo vigente tantos a帽os despu茅s. Cyrano es un cl谩sico porque nunca pasar谩 de moda.

30 enero, 2013
 
|   Etiquetas: ,  |  

Conciliaci贸n familiar

Siendo padre de familia numerosa y habiendo tenido que trabajar en diferentes cometidos, mi experiencia personal es la siguiente:

  • Establece tu tabla de valores y prior铆zalos. En mi caso son por este orden: Dios, mi esposa, mis hijos, mi carrera,… el resto. El matrimonio es una vocaci贸n y聽un sacramento. Yo me cas茅 con mi esposa, no con mis hijos. Llegado el momento, espero que sean personas adultas y se vayan de casa para fundar su propia familia. Mi mujer, estar谩 conmigo hasta que la muerte nos separe. Por eso est谩 delante de mis hijos. Cuidado con alterar este orden; especialmente si eres madre.聽 Si realmente esta escala es verdad, entonces la rutina diaria debe ser un reflejo de las mismas. Revisa constantemente la planificaci贸n diaria para no desviarte, ni mucho cada d铆a ni durante mucho tiempo. De acuerdo con esto:
  1. Reserva SIEMPRE un tiempo DIARIO para Dios. Si no hay tiempo a lo largo del d铆a para 脡l, es que hay cosas en nuestro listado de tareas que no deber铆an estar ah铆. Si est谩s intentando encontrar cosas que quitar, preg煤ntate qu茅 quitar铆as si tu mujer o uno de tus hijos estuviese gravemente enfermo… y no esperes a que eso ocurra. El matrimonio siempre es cosa de tres: Tu mujer, T煤 y Dios. Si Dios no aparece en tu plan de vida, no durar谩 mucho tu matrimonio. Reserva un rato para rezar junto a tu mujer y otro t煤 s贸lo. Puede ser al principio de la ma帽ana, antes incluso de que se levanten los ni帽os, al final de la noche, antes de acostarte o usa tiempos muertos como el desplazamiento en el metro, autob煤s, mientras conduces el cohe al trabajo o esperas en la consulta del m茅dico.
  2. Fija una cita con tu mujer todas las semana aunque s贸lo sea para tomar un caf茅 en un bar media hora antes de ir a recoger a los ni帽os al colegio. Pero a solas, sin ni帽os ni familiares, ni tuyos ni de ella.
  3. Trata a tu familia como m谩s importante que tu cliente m谩s importante o incluso que tu jefe. Por lo tanto, tambi茅n reserva sitio en la agenda para que est茅n tiempo con pap谩: deberes, ira al parque, a pasear, ver una pel铆cula en el cine o simplemente ver dibujos animados juntos delante del televisor. Aunque esto 煤ltimo s贸lo en caso extremo.
  4. Por lo tanto, en muchas ocasiones, tendr谩s que echar mano de los ratos de ocio, especialmente de series de TV por la noche despu茅s de cenar, o de la copa con los amigos despu茅s del trabajo.
  • Comparte con tu mujer. Escucha a tu mujer. Cu茅ntale c贸mo te va en tu trabajo. Saca tiempo todos los d铆as; aunque sea s贸lo para decirle que le quieres y que todo va bien. Esto evita malentendidos, alivia la tensi贸n, ayuda a comprender por donde est谩 pasando el otro, permite planificar actividades,… Cruzad agendas, especialmente la de los ni帽os: visitas peri贸dicas al m茅dico, actividades extraescolares, campeonatos, finales,…
  • No vivas por encima de tus posibilidades. Si no tienes posibilidades (dinero, tiempo, capacidad f铆sica a medida que vas envejeciendo,…), no las emplees. Reserva tus fuerzas para lo asequible e importante.
  • Trabaja como un loco… cuando est茅s en el trabajo. Completa todas tus tareas, haz todo lo mejor que puedas y vete a casa. No te lleves trabajo a casa si es posible, especialmente en esta era de las comunicaciones. Es importante apagar el m贸vil, apartar el ordenador y entregarnos a nuestras familias. Si las servidumbres familiares interfieren con el horario laboral, si 茅ste te lo permite, prioriza la familia y luego recupera en casa el tiempo “sustra铆do” al trabajo.
  • Protege tu matrimonio. Mant茅n una distancia emocional respecto a las mujeres que no sean tu esposa. Tr谩talas con respeto, como querr铆as que otros hombres tratasen a tu mujer en el lugar de trabajo. Habla positivamente de tu mujer. NUNCA te quejes de tu mujer, especialmente ante otras mujeres.
  • Para y pide consejo. P铆dele a tu mujer consejo y oraciones cuando est茅s en problemas. Probablemente te conoce mejor que nadie y su punto de vista puede ayudarte a que las cosas funcionen.
  • Ama a tu mujer. Si tratas a tu esposa en casa como es debido, habr谩 menos problemas cuando puntualmente tengamos que trabajar horas extra. Recuerda por qu茅 os enamorasteis. Piensa en sus cualidades. Reza por ella. Ofrece peque帽os sacrificios por ella. Piensa en el honor que supone ser admitido, a pesar de todas nuestras debilidades, como un marido y padre.
26 julio, 2012
 
|   Etiquetas: ,  |  

Est谩 en su naturaleza

Aquella ma帽ana las olas lam铆an dulcemente la playa de arena beis. S贸lo, all铆 sentado, fuera del alcance de las olas comedidas, la ausencia de nubes presagiaba un d铆a de luz brillante y tal vez caluroso. Aunque tal vez, con el calor, aparecer铆an nubes que, llevadas hacia el interior, refrescar铆an la tierra agostada al atardecer, suavizando los rigores del est铆o. Mir谩ndola en la distancia no se apreciaban los sutiles y diminutos granos de arena que la conformaban. S贸lo aquellos que estaban al alcance de la mano eran perceptibles. Tal era la suavidad y delicadeza de aquella arena fina que te acog铆a suavemente cuando te reclinabas sobre ella. Ciertamente no pod铆a rivalizar con un colch贸n viscoel谩stico, pero no por ello desmerec铆a su tacto sedoso y sensual ni su capacidad de acogida de un cuerpo cansado como el m铆o, a pesar de que todav铆a no hab铆a salido el sol.

Las olas segu铆an intentando escalar la suave pendiente de la playa sin conseguirlo. L谩nguidamente se arrojaban sobre la costa en una mon贸tona danza que se repet铆a incesantemente. Me llam贸 la atenci贸n su persistencia y la inutilidad aparente de su baile. La indolencia con la que el mar intentaba ara帽ar unos metros m谩s a la playa parec铆a denunciar la claudicaci贸n impl铆cita de sus objetivos. Una rendici贸n a todas luces evidente. Es el soldado que sigue tocando la corneta a pesar de haber perdido ya la batalla. Y sin embargo la sigue tocando.

Si realmente ya no ten铆a nada que hacer, entonces 驴por qu茅 lo hac铆a? Si a todas luces hab铆a perdido la batalla, 驴por qu茅 seguir guerreando? Para una mentalidad pr谩ctica como la m铆a, eso era ciertamente uh desperdicio de recursos. Y sin embargo, hab铆a algo en esa actitud que me cautivaba y atra铆a. Dej茅 la mente en blanco intentado llenarme s贸lo de aquellos sonidos mon贸tonos; intentando visualizar con los ojos cerrados c贸mo las olas romp铆an t铆midamente sobre la arena, de forma sincronizada con el susurro quedo que o铆a.

No s茅 cu谩nto tiempo pas茅 escuchando lo que el mar me dec铆a… Y entonces, lo entend铆. Estaba en su naturaleza. El mar no pod铆a dejar de arrojar olas a la costa. Si dejaba de hacerlo, dejar铆a de ser mar. Se convertir铆a en una extensi贸n sin vida de agua mansa. Fr铆a, ap谩tica, sin sentido, sin objetivos, sin ninguna utilidad al fin y al cabo.

Aunque aparentemente aquella playa no hab铆a cambiado sustancialmente en el corto periodo de tiempo que estuve all铆 sentado aquella ma帽ana, el mar no pod铆a dejar de mandar olas a aquella playa, aunque s贸lo fueran testimoniales. Es como un faro, que aunque no ilumina nada ni realiza trabajo aparente, no puede dejar de rodar y mandar su luz, incluso aunque nunca jam谩s haya salvado a nadie de un naufragio. Est谩 en su naturaleza. Como el monje que reza en soledad. Entonces me vino un sobrecogimiento al observar al mar como un monje que rezaba laudes por la ma帽ana antes del amanecer, todos los d铆as, a todas horas y me vino a la mente aquel salmo “…Aclama al Se帽or, tierra entera…”. Hab铆a presenciado un instante de eternidad, un momento m铆stico en el que el mar era sorprendido rezando al Se帽or. Una suave brisa cruz贸.

Abr铆 los ojos y vi una cascada de tonalidades anaranjadas que sub铆an hasta el azul oscuro y en ese instante, un diminuto brillo naranja intenso marc贸 oficialmente el comienzo de aquel d铆a.

“Estaba en su naturaleza”. Esa frase se me repet铆a una y otra vez en mi mente. As铆 deb铆a de ser yo. Aunque las circunstancias fueran contrarias, del todo punto imposibles de cambiar, aunque la causa fuera perdida, a pesar de los reveses, no deber铆a dejar de intentarlo, una y otra vez. A veces con grandes olas y estruendos de tormentas, otras apaciblemente, pero siempre con tenacidad, siempre la constancia del que cree en la causa, del que sabe que quien persevera, al final, acaba ganando, convencido de la bondad de sus actos, porque… est谩 en su naturaleza.

23 julio, 2012
 

PdI

PDI. Si se pregunta a cualquier persona que trabaja en la universidad, sin dudar dir谩: “Personal Docente e Investigador”. As铆 es como le venden a uno la moto cuando entra en la universidad por primera vez a dar clases. Los profesores deben dar una docencia de calidad fruto de una investigaci贸n de primera l铆nea. As铆, tanto la letra “D” como la “I” se ponen en may煤sculas, resaltando que tiene que haber una parte investigadora que finalmente sea transferida a la sociedad a trav茅s del alumnado y que la formaci贸n del alumnado ha de disponer de contenidos de vanguardia fruto de una investigaci贸n de calidad.

Esta es la teor铆a. La pr谩ctica es muy diferente. Pronto te das cuenta que para que la maquinaria universitaria funcione, aparece un punto “G” oculto que no se mencionaba en el acr贸nimo PDI. Esta “G” no es otra que la Gesti贸n. Gesti贸n Universitaria, por supuesto. Esta gesti贸n tiene un coste alt铆simo para el PDI. En primer lugar te descuentan cr茅ditos docentes para que puedas desempe帽ar las responsabilidades del cargo con empe帽o. Sin embargo, eso no es suficiente y en la pr谩ctica hay que tirar mano de la “I” tambi茅n en muchas ocasiones, por lo que en la realidad, muy pocos cargos universitarios pueden llevar con dignidad una m铆nima “I”.En la pr谩ctica, esto tiene una contrapartida: te bajan la baremaci贸n docente porque impartes menos clases y te bajan la baremaci贸n en investigaci贸n porque el tiempo es limitado y tu s贸lo eres una persona.

Con el en茅simo cambio de las reglas del juego llevado a cabo con alevos铆a, premeditaci贸n sin nocturnidad, por el nunca suficientemente recordado ministro de Educaci贸n Sr. Wert,聽 s贸lo se valora la “I”, por lo que pasamos a ser PdI. Seguiremos hablando, alabando y teorizando sobre la vocaci贸n docente del PDI, sobre las metodolog铆a activas, sobre el aprendizaje de los alumnos sobre la ense帽anza del profesor,… hay que seguir cumpliendo con las formas; pero la realidad no es otra m谩s que si quieres ser algo en la universidad, has de ser PdI. Conclusi贸n:

  1. Intenta ser al menos no ser un mal profesor. Con que seas mediocre es suficiente. Ser谩s considerado en el mismo paquete que los buenos, muy buenos o excelentes y no te penalizar谩n tu carrera profesional universitaria.
  2. Dedica todo el tiempo que puedas a la Investigaci贸n.聽 Es lo 煤nico que pesa de verdad. Adem谩s, si ahora van a reducir los presupuestos de investigaci贸n a la mitad, m谩s te vale que liberes todo lo que puedas a Investigaci贸n.
  3. No te dediques a nada que consuma tiempo de investigaci贸n: No cargos de gesti贸n, no PFC, tesis o tesinas聽 que no rindan resultados publicables, nada de actividades culturales o extraacad茅micas o responsabilidades mal pagadas en ECTS.

Si no lo haces as铆, se te morir谩 el sexenio y pasar谩s a estar a 32 ECTS en lugar de 24 y ya no tendr谩s tiempo ni para rascarte las narices. Entonces s铆 que se te acabar谩 la “I” y pasar谩s a ser un Pd (Pordiosero) en el fondo del pozo docente del que pr谩cticamente no tendr谩s oportunidades para salir una vez entres. En el fondo tu y yo sabremos que en lo que de verdad te habr谩s convertido es en un PdI (Pedazo de Imb茅cil) por hacer caso a lo que dicen y no a lo que hacen.

 

P.D. Me indican unos compa帽eros que han le铆do este post que el tiempo que he dedicado a escribir esta entrada NO me va a servir para mejorar mi baremo investigador. Es verdad, pero al menos ha servido para quedarme agusto y ayudar a los dem谩s a tener una conciencia cr铆tica. No todo en la vida es “I”.

3 julio, 2012
  Comentarios
|   Etiquetas: |  

No a EuroVegas

Negocios como EuroVegas no deber铆an existir. En teor铆a, la pr谩ctica y la teor铆a son lo mismo, pero en la pr谩ctica no. Me explico. En teor铆a, el negocio de EuroVegas es redondo y se vende como algo que pr谩cticamente no tendr谩 contrapartidas perniciosas y si muchas ventajas; especialmente en 茅poca de crisis. A continuaci贸n voy a dar algunas razones por las cuales confirmo mi frase anterior:

  1. El juego, los casinos, en Espa帽a se encuentran en crisis, entre el 2007 y el 2011 la facturaci贸n ha ca铆do un 42% y los ingresos operativos han bajado de los 557 millones de aquel a帽o a los 325 de la actualidad. Esto ha provocado necesariamente reajustes en la ocupaci贸n. El juego en Espa帽a es una actividad econ贸mica en recesi贸n. En este contexto parece dif铆cil entender c贸mo se puede llevar a cabo en el actual marco regulador espa帽ol, que es proteccionista聽 de los intereses de los ciudadanos, un megaproyecto como es Eurovegas. Si de los que ya hay unos pierden dinero, y otros ganan muy poco, no parece razonable que un extraordinario crecimiento de la oferta pueda incentivar la demanda de la misma manera.
  2. En un comunicado hecho p煤blico, Ron Reese, portavoz de Las Vegas Sands, el millonario Adelson 鈥渟iempre ha mantenido una fuerte pol铆tica contra la prostituci贸n en sus propiedades鈥, por lo que 鈥渃ualquier acusaci贸n contraria a ello representa un ataque personal flagrante y condenable a la figura del se帽or Adelson鈥. En la pr谩ctica, esto no parece ser cierto. A nada que uno escarbe en la c煤pula de la organizaci贸n, saltan los marcadores que indican lo contrario. Steve Jacobs, un antiguo ejecutivo de Las Vegas Sands Corporation, empresa que dirige el magnate Sheldon Adelson, ha sugerido en una vista p煤blica que tuvo lugar en la Corte del Distrito de Nevada que los ejecutivos de la compa帽铆a realizaban malas pr谩cticas, se帽alando que Sheldon Adelson, personalmente aprob贸 una “estrategia de prostituci贸n”en los casinos de los que dispone esta organizaci贸n en la zona franca de Macao en China. Por otro lado, Las Vegas Sands estar铆a siendo investigada por la SEC, la agencia que supervisa los mercados en Estados Unidos, por una posible violaci贸n de la Ley de Pr谩cticas Corruptas en el Extranjero. Imag铆nese lo que pasar铆a en un estado como Espa帽a el pa铆s n潞 31 m谩s corrupto del mundo de 183 pa铆ses distintos que hay actualmente.
  3. El objetivo principal de las autoridades es velar siempre por los m谩s vulnerables, por los m谩s d茅biles y establecer los mecanismos adecuados para poder impedir que el fuerte abuse del d茅bil. Eurovegas s贸lo se puede entender si hay una modificaci贸n radical de la legislaci贸n espa帽ola, tanto en materia fiscal como la que regula y controla el acceso al juego para dificultar que accedan menores, lud贸patas y que tambi茅n se utilice como una v铆a privilegiada para el blanqueo de dinero. El problema, la cuesti贸n, es que si se implanta Eurovegas ser谩 porque se modificar谩 la legislaci贸n y si 茅sta se hace extraordinariamente permisiva, liberal, naturalmente tendr谩 que hacerse extensivo a todo el sector, el resultado ser谩 la transformaci贸n de Espa帽a en el gran Macao de Europa, porque el juego habr谩 pasado de ser una actividad restringida, altamente controlada, buscando el m谩ximo beneficio de la comunidad, a un negocio pensado para el lucro de los que lo ponen en marcha. Por tanto Eurovegas tienen un factor desencadenante extraordinariamente peligroso que no puede pasarse por alto, y que las autoridades que lo hagan posible ser谩n pol铆tica y moralmente responsables de las consecuencias.
  4. Espa帽a ocupa un lugar destacado en Europa en lo relacionado al tr谩fico de mujeres seg煤n ACNUR, la prostituci贸n y el blanqueo de dinero. El primer caso es debido a la permisividad de la legislaci贸n espa帽ola que ha hecho posible que la prostituci贸n se organizara a gran escala en macroprost铆bulos y redes de proxenetismo muy importantes. La prostituci贸n siempre va ligada al tr谩fico de mujeres, no puede existir sin ello. Un n煤cleo como Eurovegas implica la presencia de un n煤mero muy importante de prostitutas. Al mismo tiempo, Espa帽a es tambi茅n, por razones de paso聽 y de consumo, un lugar privilegiado en lo referente a las drogas. Crear grandes focos de esta naturaleza se basan en juego, drogas y sexo. No en vano, a Las Vegas se la denomina Sin City.
  5. En el caso concreto de la posible implantaci贸n en Catalu帽a se a帽ade otro factor: el ambiental. El emplazamiento es una zona altamente sensible porque constituye, por un lado, la 煤ltima reserva agr铆cola del Delta del Llobregat, y, por otro, porque hace frontera, hasta penetra, en una zona de especial protecci贸n para las aves inmigratorias que forma parte de la red europea de este tipo de espacios. Despu茅s de las desafortunadas experiencias con el regad铆o Segarra-Garrigues en el que el mantenimiento de la protecci贸n de la fauna ha acabado obligando a una gran reducci贸n de la zona a regar, con unos costes adicionales muy importantes como consecuencia de la intervenci贸n de la Uni贸n Europea, deber铆a hacer meditar m谩s detenidamente las consecuencias que puede tener el emplazamiento escogido.
  6. El juego es el mecanismo privilegiado para el blanqueo de dinero. Los emplazamientos en China son enclaves singulares, donde se puede jugar mientras que el resto del pa铆s est谩 prohibido, y se permite que fluya el dinero de esta manera. Es decir, el c谩ncer se controla aisl谩ndolo en zonas as茅pticas que no manchen al resto del organismo y que no obliguen a un cambio de su naturaleza. En estos emplazamientos impera un r茅gimen muy particular y se aplica una moral m谩s que dudosa. En nuestro contexto y sistema de valores no se pueden aceptar unas normas como las que propone la compa帽铆a americana que significar铆a transformar el juego en un mecanismo de blanqueo de dinero sistem谩tico.
  7. Existen suficientes estudios como para conocer que el juego es un factor negativo desde el punto de vista del crecimiento econ贸mico. Estos informes dejan claro que las ventajas que puede crear el juego tienen contrapartidas econ贸micas y sociales mucho m谩s onerosas. Tambi茅n es posible llegar a la misma conclusi贸n a trav茅s de la observaci贸n emp铆rica. Por ejemplo, el estado de Nevada y Las Vegas en concreto, ejemplifican el modelo de casino-hotel que se quiere implantar en Espa帽a. Nevada y Las Vegas se sit煤an entre los peores estados y ciudades de los Estados Unidos en materia de ocupaci贸n, crecimiento econ贸mico, y titulados superiores entre otros indicadores. Afirmar que el juego es un factor de impulso econ贸mico constituye un grave error.
  8. Para bajar cr铆ticas, los propietarios de estos “negocios” suelen prometer grandes inversiones que necesitar谩n mucha mano de obra en su construcci贸n y posterior mantenimiento. Al final, no se invertir谩n tantos millones como se prometieron inicialmente, ni se generar谩n tantos puestos de trabajo como se preve铆an, ni 茅stos ser谩n de la calidad anunciada. Por el camino se gastar谩n algo en RSC m谩s por lavar la imagen del negocio que por convencimiento. As铆, se realizar谩n donaciones a colegios, se invertir谩 en m谩s maestros, infraestructuras educativas,… todo con la finalidad de aumentar la publicidad e imagen del negocio.
  9. Pero lo m谩s da帽ino no es ya todo lo anterior, sino el cambio de mentalidad y de esp铆ritu que representa el tener que aceptar las condiciones humillantes que impone el magnate para poder establecer su negocio en Espa帽a.

Todo esto denuncia la crisis moral que estamos atravesando y que ha originado la crisis econ贸mica que vivimos. Esta situaci贸n hace pensar a empresas como EuroVegas que tragaremos con lo que haga falta. Nos ven como unos adoradores del dios dinero dispuestos a sacrificar seres humanos y lo que haga falta con tal de seguir ador谩ndolo. Estos seres humanos ser谩n j贸venes menores de 16 a帽os que tendr谩n acceso a las instalaciones, lud贸patas que no pueden acceder a ning煤n bingo o casino, blancas que se traficar谩n para dar placer a quien lo requiera, familias destruidas por el juego como ocurri贸 en Espa帽a cuando se instalaron los primeros bingos tras la dictadura, sueldos f谩ciles que disuadir谩n a los j贸venes de continuar con sus estudios, como ocurri贸 con el boom de la construcci贸n,… Vamos a cambiar un boom (la construcci贸n) por otro (el juego).

Muchas voces se han alzado en contra de este negocio como e-cristians, los obispos de Canad谩, asociaciones de jugadores an贸nimos,…

Respuesta de la Iglesia Cat贸lica

Los obispos de Canad谩 protestaron contra la industria del juego durante muchos a帽os. Entre 2006 y 2008, los obispos comprobaron que se iba cumpliendo todo lo que ya anunciaban en 1998. As铆, el empleo que generaron los casinos era de poca calidad, con baj铆simos sueldos. Las promesas de prosperidad y trabajo de la patronal del juego nunca se cumplieron. Los casinos generaron adicci贸n, da帽ando m谩s y m谩s a los m谩s pobres. En el ambiente que genera la “cultura del casino”, dicen los obispos, “no es posible proteger de ese ambiente a los menores”. Adem谩s, la adicci贸n al juego es mucho m谩s discreta que la adicci贸n al alcohol, que deja se帽ales bastante evidentes muy pronto. Cuando se descubre que un ser querido es adicto al juego es que ya es muy adicto, que hace mucho que lo es, y que ha hecho desaparecer grandes cantidades de dinero familiar.

En febrero de 2012, el gobernador de Kentucky聽 anunci贸 su voluntad de abrir 7 nuevos casinos. Los obispos cat贸licos emitieron un texto conjunto, que no s贸lo hicieron llegar a los fieles sino que repartieron a senadores y congresistas locales.

En 茅l citan un estudio de 2008 de la Universidad de Kentucky que demuestra que los m谩s pobres son los que tienen m谩s riesgo de convertirse en jugadores compulsivos. “Con sus luces destellantes, el libre flujo de bebidas alcoh贸licas, los horarios nocturnos y la atm贸sfera intoxicante, los casinos aumentan el riesgo -m谩s que otras opciones de juego- de llevar a decisiones malas, a p茅rdidas catastr贸ficas, especialmente para los que tienen tendencia al juego compulsivo”

Pero adem谩s insisten en que los beneficios de la industria s贸lo se sostienen cuando generan muchos adictos y recomiendan la web especializada contra el juego Stoppredatorygambling.org. Tambi茅n citan estudios del Vanier Institute on the Family que estiman que el 23% de los ingresos del juego vienen de un 4% de la poblaci贸n que tiene problemas patol贸gicos. En el caso de las m谩quinas tragaperras, el porcentaje ser铆a mucho mayor. Adem谩s, el informe del Vanier Institute se帽ala que un 90% de los jugadores patol贸gicos ha pensado en suicidarse y que un 20% de los que siguen tratamiento lo intent贸. Esta adicci贸n tambi茅n afecta a los hijos.

De forma parecida se pronunciaron los obispos de Ohio, Massachussets, Louisiana, Argentina, Espa帽a,…

3 julio, 2012
 
|   Etiquetas: |  

Previous Posts

  • Meta

  • P谩ginas

    Calendar

    octubre 2017
    L M X J V S D
    « Jun    
     1
    2345678
    9101112131415
    16171819202122
    23242526272829
    3031  
    Universidad Politécnica de Valencia