UPV



Juramento antimodernista

Yo, Ramón Mollá, abrazo y recibo firmemente todas y cada una de las verdades que la Iglesia Católica, en adelante La Iglesia, por su magisterio, que no puede errar, ha definido, afirmado y declarado, principalmente los textos de doctrina que van directamente dirigidos contra los errores de estos tiempos.

En primer lugar, profeso que Dios, principio y fin de todas las cosas puede ser conocido y por tanto también demostrado de una manera cierta por la luz de la razón, por medio de las cosas que han sido hechas, es decir por las obras visibles de la creación, como la causa por su efecto.

En segundo lugar, admito y reconozco los argumentos externos de la revelación, es decir los hechos divinos, entre los cuales en primer lugar, los milagros y las profecías, como signos muy ciertos del origen divino de la religión cristiana. Y estos mismos argumentos, los tengo por perfectamente proporcionados a la inteligencia de todos los tiempos y de todos los hombres, incluso en el tiempo presente.

En tercer lugar, creo también con fe firme que La Iglesia, guardiana y maestra de la palabra revelada, ha sido instituida de una manera próxima y directa por Cristo en persona, verdadero e histórico, durante su vida entre nosotros, y creo que esta Iglesia esta edificada sobre Pedro, jefe de la jerarquía y sobre sus sucesores hasta el fin de los tiempos.

En cuarto lugar, recibo sinceramente la doctrina de la fe que los Padres ortodoxos nos han transmitido de los Apóstoles, siempre con el mismo sentido y la misma interpretación. Por esto rechazo absolutamente la suposición herética de la evolución de los dogmas, según la cual estos dogmas cambiarían de sentido para recibir uno diferente del que les ha dado la Iglesia en un principio. Igualmente, repruebo todo error que consista en sustituir el depósito divino confiado a la esposa de Cristo y a su vigilante custodia, por una ficción filosófica o una creación de la conciencia humana, la cual, formada poco a poco por el esfuerzo de los hombres, sería susceptible en el futuro de un progreso indefinido.

En quinto lugar: mantengo con toda certeza y profeso sinceramente que la fe no es un sentido religioso ciego que surge de las profundidades del subconsciente, bajo el impulso del corazón y el movimiento de la voluntad moralmente informada, sino que un verdadero asentimiento de la inteligencia a la verdad adquirida extrínsecamente, asentimiento por el cual creemos verdadero, a causa de la autoridad de Dios cuya veracidad es absoluta, todo lo que ha sido dicho, atestiguado y revelado por el Dios personal, nuestro creador y nuestro Señor. Más aún, con la debida reverencia, me someto y adhiero con todo mi corazón a las condenaciones, declaraciones y todas las prescripciones contenidas en la encíclica Pascendi y en el decreto Lamentabili, especialmente aquellas concernientes a lo que se conoce como la historia de los dogmas.

Rechazo asimismo el error de aquellos que dicen que la fe sostenida por la Iglesia contradice a la historia, y que los dogmas católicos, en el sentido en que ahora se entienden, son irreconciliables con una visión más realista de los orígenes de la religión cristiana.

Condeno y rechazo la opinión de aquellos que dicen que un cristiano bien educado asume una doble personalidad, la de un creyente y al mismo tiempo la de un historiador, como si fuera permisible para una historiador sostener cosas que contradigan la fe del creyente, o establecer premisas las cuales, provisto que no haya una negación directa de los dogmas, llevarían a la conclusión de que los dogmas son o bien falsos, o bien dudosos.

Repruebo también el método de juzgar e interpretar la Sagrada Escritura que, apartándose de la tradición de la Iglesia, la analogía de la fe, y las normas de la Sede Apostólica, abraza los errores de los racionalistas y licenciosamiente y sin prudencia abrazan la crítica textual como la única y suprema norma.

Rechazo también la opinión de aquellos que sostienen que un profesor enseñando o escribiendo acerca de una materia histórico-teológica debiera primero poner a un costado cualquier opinión preconcebida acerca del origen sobrenatural de la tradición católica o acerca de la promesa divina de preservar por siempre toda la verdad revelada; y de que deberían interpretar los escritos de cada uno de los Padres solamente por medio de principios científicos, excluyendo toda autoridad sagrada, y con la misma libertad de juicio que es común en la investigación de todos los documentos históricos ordinarios.

Declaro estar completamente opuesto al error de los modernistas que sostienen que no hay nada divino en la sagrada tradición; o, lo que es mucho peor, decir que la hay, pero en un sentido panteísta, con el resultado de que no quedaría nada más que este simple hecho—uno a ser puesto a la par con los hechos ordinarios de la historia, a saber, el hecho de que un grupo de hombres por su propia labor, capacidad y talento han continuado durante las edades subsecuentes una escuela comenzada por Cristo y sus apóstoles.

Prometo que he de sostener todos estos artículos fiel, entera y sinceramente, y que he de guardarlos inviolados, sin desviarme de ellos en la enseñanza o en ninguna otra manera de escrito o de palabra. Esto prometo, así me ayude Dios, y estos santos Evangelios

2 julio, 2012
 
|   Etiquetas: ,  |  

Amarás al otro como a ti mismo

Amarás al otro como a ti mismo. Levítico 19:18 y Mc 12, 29-31

La vergüenza puede entenderse como temor a la desconexión o a la pérdida de comunión (común unión) con el otro. Es decir, hay algo de mí que, si el otro u otros lo conocen, no voy a ser digno de pertenecer aél/ellos.

Las personas que no sienten vergüenza no tienen capacidad de empatía. Lo que sustenta esta vergüenza es la creencia de que “NO SOY” o “no soy lo suficiente…” morena, guapa, rico, inteligente, posicionado, buena en la cama,…

Detrás de ese juicio en el que uno mismo es juez y fiscal lo que existe es un juicio personal preventivo antepuesto al juicio REAL del otro. En el fondo, lo que se esconde detrás de esta vergüenza es la vulnerabilidad insoportable y un orgullo estéril. El miedo al juicio del otro. Es que para poder entrar en comunión con el otro tenemos que dejarnos ver de verdad. Por eso tantos matrimonios fracasan. Es el resultado lógico de ocultarse en el noviazgo por el miedo a que el veredicto del juicio del otro acabe en la sentencia de la ruptura por la imposibilidad de entrar en comunión. Miedo a que el otro se muestre demasiado y no lo pueda querer como es.

Ser feliz está muy relacionado con el disfrute del amor y la pertenencia a otro/s. Para ello, el primer paso es sentirte digno del amor del otro. Como consecuencia, aparecerá la pertenencia mutua entre los que así se aman. Es decir, si crees que te mereces el amor del otro manifestándote como realmente eres entonces, aparecerá la comunión entre ambos.
Si aparece el temor a no merecer la conexión, entonces no puede darse la comunión. De forma preventiva evito mostrarme por miedo a la no aceptación. Una relación basada en la mentira acaba desmoronándose.

Coraje proviene de la palabra latina “cor” que significa corazón. El mejor antídoto contra la vergüenza es simplemente el coraje de ser imperfectos. El coraje de atreverse a asomarse al precipicio de nuestras propias inmundicias y el coraje de aceptarse como uno es.
No sólo hay que tener la valentía de lanzarse a ver lo que hay, sino la determinación de aceptar lo que haya. Para ello, hay que atreverse a aceptarse como se es, atreverse a manifestar la compasión por uno mismo, a ser amable consigo mismo. Sólo desde al amor a uno mismo, se podrá hacer lo mismo con los otros. De ahí que  no podemos practicar la compasión con otras personas si no podemos tratarnos con amabilidad.
Como resultado de la determinación a ser autenticos en primer lugar e íntegros tanto en lo que realmente se es como en lo que realmente se manifiesta, se puede dejar de lado lo que uno piensa que debe ser para ser quien es realmente. Incluso aunque a uno no le guste. Es el primer paso para acabar siendo quien uno desea ser: saber quien soy, aceptarme y emprender el camino el tiempo que me quede. Hacer esto implica arriesgarse a no ser aceptado por el otro. A cambio, también aceptaré al otro conforme realmente es y no como desearía que fuera. Si yo no me juzgo, tampoco juzgaré al otro. Si yo me amo, también podré amar al otro como es. Si acepto mis limitaciones, defectos, impotencias, anhelos,… también puedo estar en condiciones de hacerlo con el otro.
Corolario: No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados. Lc 6, 37 y Mt 7,1.
La precondición en la relación es aceptar plenamente la vulnerabilidad. La vulnerabilidad es algo necesario, te expone al otro, sin garantías, sin reservas, sin protección. La vulnerabilidad te hace más hermoso.

15 junio, 2012
 
|   Etiquetas: |  

¿Coincidencias?

Edificios singulares

Pentagrama satánico urbanístico

Washington D. C., Distrito de Columbia, EE.UU.

Esvásticas

Aeropuerto de Denver, Colorado – EE.UU.

Base Naval de San Diego, California – EE.UU.

Iglesia Metodista en Decatur, Alabama – EE.UU.

Beijing, China

Últimas apariciones de la Virgen María

Lugar de Aparición : LATITUD

Covadonga: 43º 18´

Ezquioga: 43º 5´

Garabandal: 43º 12´

Lourdes: 43º 5´

Medjugorje: 43º 12´

Unbe: 43º 18´

La Bienaparecida (Santander) 43º 32´

La Salette 44º 08

Puedes comprobar el que esto es cierto aquí.

1 junio, 2012
 
|   Etiquetas: |  

Detrás del arcoiris

Dorita canta en el Mago de Oz la siguiente canción

Somewhere over the rainbow
Way up high,
There’s a land that I heard of
Once in a lullaby.

Somewhere over the rainbow
Skies are blue,
And the dreams that you dare to dream
Really do come true.

Someday I’ll wish upon a star
And wake up where the clouds are far
Behind me.
Where troubles melt like lemon drops
Away above the chimney tops
That’s where you’ll find me.

Somewhere over the rainbow
Bluebirds fly.
Birds fly over the rainbow.
Why then, oh why can’t I?

If happy little bluebirds fly
Beyond the rainbow
Why, oh why can’t I?

Yo también la canto pensando en obtener el siguiente sexenio.

17 mayo, 2012
 

Por que no haré huelga

Todas las medidas que está tomando el gobierno al respecto de la educación universitaria, son para ahorrarse dinero, no para aumentar la productividad ni la calidad en la educación. No voy a hacer una huelga de un único día para que, encima, el estado se ahorre 100€ de mi nómina. No quiero que me acusen de colaboracionista. Bastante me han quitado ya como para encima tener que darles voluntariamente mi dinero.

Voy a ser coherente con las nuevas directrices que me marca mi compañía. En este caso, la consellería de educación. Voy a dedicarme sólo a investigar y a impartir la docencia que me toque. No pienso aceptar ninguna responsabilidad de gestión: dirección de departamento, escuela, servicios de la universidad,….Reivindico desde aquí un alzamiento tranquilo contra la burocracia que aplasta al profesorado y le impide desarrollar sus labores docentes y de investigación con la productividad que nos exige el gobierno. Que contraten profesionales que se encarguen de ello. Seguro que les sale más barato que dedicar profesores a ello, incluso con el nuevo coste por hora

Cualquier cosa que no vaya encaminada a obtener un sexenio de investigación no me resulta rentable. Voy a reducir al mínimo mi dedicación docente y voy a concentrar todo lo que pueda en investigación.

Subir de 22 créditos a 32 significa un incremento de la productividad del 45% de repente. En buena lógica, esta devaluación del 45% debería aplicarse también a todos los descuentos en créditos docentes que ofrece la universidad por realizar diferentes gestiones internas: pertenencia a comisiones, dirección de proyectos fin de carrera o tesinas, etc., etc. Pues bien, no sólo no se ha aplicado sino que además disminuirá su valor habida cuenta del recorte presupuestario. Por lo tanto, el valor real de la medida supera el 50% de incremento de productividad de bien largo. Eso significa que ahora, para cualquier pertenencia a cualquier comisión que antes hacía por la cara, ahora tendrán que comenzar a pagar créditos como hacen con los consejeros delegados que acuden a las comisiones cada vez que éstas se realizan.

El precio de mi tiempo de repente va a cobrar un valor tremendo ya que ahora vale un 50% más. No voy a mover un dedo por nada que no me lleve a conseguir el sexenio a no ser que me paguen en  créditos que me compensen invertir cierto tiempo en ello.

Daré a las cosas el valor que me digan desde la dirección de mi empresa:

  1. Las convocatorias de los exámenes de las asignaturas en extinción de los planes antiguos anteriores a Bolonia se hacen a coste cero. Por lo tanto, el tiempo que pienso dedicarle, coherentemente con las directrices de mi empresa es el mínimo imprescindible. A saber: examen de tipo test de años anteriores. Cambia sólo la fecha de la cabecera.
  2. Cargos de gestión de la universidad. Ninguno. No es obligatorio aceptarlos.
  3. Proyectos fin de carrera y tesinas orientados siempre hacia la investigación y la obtención de sexenios. Cualquier otra cosa que sea de utilidad para el alumno o que el alumno proponga queda automáticamente descartada.
  4. No pertenecer a ninguna comisión de coordinación de asignaturas, pertenencia a comisiones de seguimiento o mejora de la docencia que no tengan correspondencia con ningún crédito de holgura. Caso de que tengan algún reconocimiento, se aplicará la regla de 25h por crédito reconocido y se hará lo que de tiempo en esas 25h. Ni una más. Aunque vea oportunidades tremendas, si no da tiempo, se quedarán en el tintero. Sigamos el objetivo: el sexenio.

Be water my friend.

14 mayo, 2012
 
|   Etiquetas: ,  |  

Adiós universidad

Carta abierta al ministro/conseller de Educación o a quien corresponda.

Todas las medidas que está tomando el gobierno al respecto de la educación universitaria, son para ahorrarse dinero, no para aumentar la productividad ni la calidad en la educación.

Su gobierno acusa al de Argentina de cambiar las reglas del juego económico a su antojo, lo cual , en opinión del gobierno, es una decisión “arbitraria y discriminatoria” y es algo que, por ahora, afecta a España pero amenaza a cualquier inversor extranjero, que es lesiva para el pueblo argentino y quiebra la confianza que necesita Argentina para salir de la situación actual. Incluso  el portavoz europeo de Comercio, John Clancy declaró que “Una expropiación por parte del Gobierno argentino enviaría una señal muy negativa a inversores, nacionales e internacionales y podría dañar seriamente el clima de negocios en Argentina”.

Siguiendo con esta lógica, yo le contesto que usted ha tomado una decisión arbitraria y discriminatoria, que amenaza a todos los que están pensando en dedicarse a la docencia o invertir en ella. Además, quiebra la confianza que necesita la educación en España para salir de la situación actual. Me explico.

Si quiere cambiar las reglas del juego, lo mínimo que tiene que hacer es consensuarlas con aquellos a los que las va a aplicar y establecer unos plazos de aplicación que permitan cierto margen de maniobra a los “regulados” para adaptarse a las nueva situación. No hacerlo así lleva a profundas injusticias y al síndrome del profesor quemado.

Valoración del sexenio

Nunca fue obligatorio para un profesor la obtención de un sexenio. De hecho se ha tenido que premiar en el pasado para poder obtenerlo en forma de complemento retributivo. De repente es obligatorio y además, los que no lo consigan con una eficiencia del 100% (6 años de cada 6) se les penaliza con la máxima docencia posible que además ha sido incrementada notablemente . ¿Y los que estemos al 80% de dicha eficiencia?¿Se nos quitará un 80% de dicha penalización? Si alguien tiene un perfil investigador básico que no le permite publicar en revistas del nivel exigido por el ministerio, ¿es que no investiga?. Si alguien está desarrollando una importante línea de investigación que no le permite, por el momento, extraer resultados publicables, ¿tampoco investiga? Si publica en muchas revistas y congresos mediocres, siempre según el criterio subjetivo del ministerio, ¿tampoco investiga o lo hace con muy mala calidad?

Todo esto me recuerda al castillo de kafka y a criterios maniqueos profundamente injustos cuyos fundamentos no es hacer trabajar al vago, que también, esa es la coartada; sino encubrir un cambio de paradigma por decreto.

¿Desde cuando un contrato que firmé hace años se cambia unilateralmente por su parte?¿Dónde está el contrato firmado por mí en el que yo acepto ese cambio de contrato? Ya puestos, quítese la careta del todo y súbanos a 40 créditos anuales. Igual de ilegal es la medida.

Valoración de la gestión

Los profesores titulares de universidad tenemos, entre obligaciones docentes, de investigación y de gestión. En muchas ocasiones, las obligaciones de gestión ocultan importantes gastos de funcionamiento de la universidad que se pagan con costosos sacrificios profesionales y personales. Estos gastos ocultos salen muy baratos en comparación a lo que costarían si fueran realizados por gestores profesionales. Durante años, hemos estado ahorrando dinero al contribuyente de forma silenciosa.

Para nada se ha tenido en cuenta esta dedicación a la hora, no ya de crear un sexenio de gestión vivo, sino considerar los años dedicados a estas labores como un paréntesis en la “vida” de un sexenio de investigación.

Por otro lado, la gestión universitaria ha servido siempre como banco de entrenamiento y escuela de dirección para técnicos de la administración de alto rango en ministerios y gobiernos locales. Si ahora se va a producir el incremento tan drástico de la docencia, a nadie le va a rentar dedicarse a la gestión. Es decir, despídase de buscar en la universidad buenos gestores.

Los que están a 16 créditos, no querrán ver perjudicada su carrera, grupos de investigación,… y encima ponerse en riesgo de duplicar su docencia, Los que están a 24 no querrán subir a 32 y los créditos de holgura con los que te pagan la dedicación a gestión no compensarán el abandono de la carrera investigadora, aunque sea de forma temporal. Al no reconocer sexenios de gestión, nadie querrá unas holguras mínimas que, posteriormente, cuando acabe el servicio, se te cobrarán en forma de un incremento docente. Lo que no se reconoce, no se quiere.

Exceso de profesorado

Si a estas medidas se le une un incremento de tasas, un aumento del rendimiento para poder obtener becas, una reordenación de las carreras aprovechando Bolonia, la unificación de centros y la desaparición de carreras redundantes o de baja demanda, preveo que la matrícula para el curso que viene, caerá drásticamente y con ella el presupuesto de becas. Lo cual redundará en la necesidad de menos profesorado. De momento, ese decremento se ha venido produciendo no contratando a profesores asociados. En el curso 2012-2013 ya no se contratará a nadie bajo esta figura y el siguiente paso es comenzar a despedir a profesores contratados no funcionarios. Cuando estas medidas no sean suficientes, comenzarán los traslados, primero entre universidades de la misma localidad y segundo entre centros distantes. Que no se produzcan cierres de universidades enteras. Se me olvidaba decir que todo esto a coste cero; claro.

El aumento de dedicación docente del profesorado, por vía de decreto, todavía hará más exacerbado el “exceso” de personal universitario. Esto unido a una hábil campaña mediática, se nos presentará como parásitos indolentes que en muchos departamentos estarán al 80 o incluso al 70% de carga docente, cuando en valor absoluto, pronto estaremos impartiendo un 50% más de docencia que ahora. Es decir, un incremento de la productividad del 50% y encima nos lo mereceremos por vagos.

Además esto traerá varios efectos colaterales:

  1. Si algunas personas, a 22 créditos no daban la talla, a 32 todavía lo harán menos, entrando en una espiral docente de la cual ya no podrán salir.
  2. Si a 32 créditos alguien consigue el sexenio que le permita estar de nuevo a 24, entonces las preguntas serían: ¿Por qué no lo hizo usted antes a 22?¿Por qué bajar a 24 si a 32 se puede también investigar? ¿No sería mejor ponerlos a todos a 32 y que el darwinismo social filtre a los mejor adaptados o adaptables?

Cambio en la gobernanza de la universidad

Con unos presupuestos cada vez más exiguos, aumentará la presión para incrementar la saturación docente de los profesores. Esto  llevará a disminuir los grupos y masificarlos, al tiempo que la carga por docente se incrementará y las holguras docentes para asumir cargos de gestión en la universidad se reducirán. Esto balanceará la ecuación coste/beneficio hasta una situación en la que no será rentable realizar gestiones en la universidad, de forma que el profesorado estará muchísimo más interesado en obtener un sexenio y eliminar carga docente que en realizar cualquier tipo de gestión.

Esta situación insostenible puede derivar en dos direcciones: que se produzca una inflación del pago por cargo en forma de créditos de holgura, cosa difícil teniendo en cuenta la apretura de los presupuestos o que al quedarse los cargos vacantes y ante la ingobernabilidad de la universidad, se tenga que contratar profesionales de gestión externos, lo cual traerá consigo un cambio en la gobernanza de la universidad y, al estar dirigida por personal externo, se cambiará su naturaleza, misión y valores, haciéndolos más utilitarista y acercándolos a las academias para mayores en las que se han convertido en muchas ocasiones las universidades privadas en España. Dado que unos gestores de calidad capaces de dirigir la universidad cuestan caros y el objetivo es reducir gastos, sólo se podrá pagar a los peores o inexpertos ávidos de hacer curricula rápidamente y saltar a donde se les reconozcan más. Por lo tanto, tendremos gestores no universitarios inexpertos o mediocres que dirigirán a investigadores y docentes sin haber investigado ni impartido una clase en su vida. La zorra cuidando a las gallinas.

Decremento de la investigación

Si a esto se le une el descalabro de los presupuestos en investigación del ministerio, los equipos de investigación que queden estarán bajo minimos y el resto desaparecerán, por lo que preveo la caída de la producción científica tanto en calidad como en cantidad. A esto hay que unirle que para cuando acabe la crisis, una gran cantidad de personal de investigación será irrecuperable. Esto traerá como consecuencia un retraso adicional en el incremento de productividad investigadora de al menos dos o tres años al tener que contratar personal inexperto nuevo. Si a esto se le añade que el incremento de los presupuestos no será equiparable a la caída actual,…

Pérdida de la calidad docente

Por otro lado, existe mucho trabajo oculto, muy mal valorado, alrededor de la docencia que no se aprecia ni por parte del alumnado ni por parte de las instituciones. Ese trabajo se mueve alrededor de la formación del profesorado, pertenencia a comisiones de seguimiento de la docencia, coordinación intra y extra asignaturas, planteamiento de nuevas guías docentes, metodologías de aprendizaje, actualización de temarios, planteamiento de contenidos de nuevas titulaciones, asignaturas,… y en general tiene que ver con las inquietudes docentes del profesorado inconformista que pretende mejorar de año en año la docencia, el aprendizaje de los alumnos, las tasas de aprobados y aprovechamiento del alumnado,… Con el incremento de la docencia experimentado, el tiempo que quedará disponible para estas tareas será tan pequeño, que no habrá posibilidad de dedicarse más que a la gestión obligatoria de las asignaturas, ya de por sí incrementada en los años precedentes: gestión de guías docentes, introducción de notas vía telemática, impresión y gestión de actas, revisión de exámenes, corrección de numerosas pruebas parciales (aprendizaje progresivo lo llaman en el plan Bolonia) e infinidad de otros temas bien conocidos por los que leen estas líneas. En otras palabras, Bolonia queda enterrada y los procesos de mejora continua de la calidad docente también.

A este aspecto, hay que añadir que, con el aumento de las tasas académicas, se va a producir un efecto perverso en la práctica consistente en incrementar la presión de los centros sobre el profesorado para no suspender a los alumnos. Cuantos más suspendan, mayor será la tasa de abandono o la cantidad de créditos matriculados al año que viene. De dicha cantidad depende en buena medida los ingresos de la universidad y por lo tanto, del centro. Obviamente esto se disfrazará bajo los eufemismos de mantenimiento del rendimiento académico, de la mejora de la productividad y demás palabros deslumbrantes que, bajo la picaresca española, se convierten en sandeces que no intentan otra cosasino mantener los ingresos a toda costa.

Agenda oculta

Por lo tanto, no estamos en un ajuste económico, sino en el comienzo de un cambio de paradigma que afecta a toda la estructura y naturaleza de la institución. Las intenciones ocultas, no declaradas por parte de las autoridades educativas que ahora se desvelan son las siguientes:

  1. El profesorado principalmente se debe dedicar a dar clases. Las clases deben ocupar cuanto más tiempo mejor. La rentabilidad del profesor se mide por las clases que imparte. De acuerdo con la Orden JUS/797/2012, de 29 de marzo aparecida en el BOE, una jornada semanal de 37.5h significan 1625h anuales de trabajo; punto tercero de la disposición. Un profesor a 32 créditos anuales, teniendo en cuenta que por cada hora de docencia necesita al menos otra para prepararse el discurso y al menos media para preparar el examen, no digamos para corregirlos,…. eso suma no menos de 30h por crédito de dedicación del profesor. 32 créditos a 30h/crédito, son 960h dedicadas sólo a la docencia pura y asu preparación y gestión. Si añadimos los desplazamientos internos desde el despacho al aula, las tutorías, reuniones de unidades docentes, reuniones para seguimiento de los resultados de la asignatura, de preparación de pruebas evaluatorias,… se puede disparar a 10h más por crédito, es decir, 320h adicionales. Es decir, que ya sólo quedarían ” libres” 1625- 960 – 320 = 345h que se irán en seguimiento de proyectos fin de carrera, dirección de tesinas y demás. ¿Cuando investigo?. Nunca. ¿Y como ya no podrá hacerlo, para qué quiere tanto presupuesto de investigación? Respuesta: Se dedica el 30% a investigación militar, el 40% a créditos reembolsables, es decir, que cuando se piden es porque se han de devolver. Si no estás seguro, no los pides y el resto para investigación.
  2. Como consecuencia de lo anterior, la calidad de la docencia y la implantación de las metodologías activas que propugnaba Bolonia, queda reducido de facto a hacer lo que hemos venido haciendo sin Bolonia. El parto de los montes.
  3. La investigación la costea la empresa privada. Si tu investigación no tiene frutos útiles e inmediatos, no investigas. Esto eliminará cierta investigación supérflua o cosmética pero ciertamente eliminará también mucha investigación de fondo cuya utilidad a largo plazo resulta estratégica para el país y va más allá del retorno inmediato que exigen muchas empresas privadas.
  4. La incapacidad para poder dedicarse a temas de gestión redundará en la contratación de gestores profesionales que no impartan docencia ni investiguen que tendrán que dirigir a profesores e investigadores, al estilo de la gobernanza universitaria americana. Esto tendrá como efecto el encarecimiento del coste de la universidad y de la profesionalización tanto de docentes, como de investigadores como de gestores. ¿Sabran entendernos los gestores?¿Deberemos añadir la incomprensión de unos gestores no universitarios a los padecimientos actuales?¿Se convertirá la universidad en una empresa pública?¿Tras convertirnos en empresa pública, será más fácil realizar un ERE?

Propuestas

Yo propongo medidas más audaces todavía con el fin de ahorrar costes al ministerio con independencia de que se mejoren contenidos, calidades docentes u otros.Así, por ejemplo, se propone

  1. Abolir el sexenio de investigación y el quinquenio docente. Que todo pase, a trienios, tanto de investigación como de docencia. En ellos se debería exigir la mitad de justificación de un sexenio. Obviamente, la remuneración sería la mitad que la del sexenio o quinquenio. De esta forma evitaríamos a todos aquellos profesores que una vez obtenido el sexenio, hacen un trienio de investigación sabático y sólo publican en la última mitad, o al revés, que siguen investigando hasta que obtienen lo justo para el siguiente sexenio y luego se tumban a la bartola a descansar. También se estimularía a todos aquellos profesores que están a menos de 6 años de jubilarse y que han decidido anticipar algo el ocio jubilar. Todo esto como medida provisional y transitoria al anuario de investigación, que es lo que realmente se debería evaluar. De esta manera, también se podría sacar algún año adicional a 32 créditos cuando, aún investigando, no hubieras sacado una investigación de calidad
  2. Endurecer los criterios por los cuales se obtiene un sexenio. De esta manera, cuando se está a punto de solicitar el siguiente, se alargarían unos años más la concesión con el fin de que se imparta más docencia y encima tener la coartada de que no se trabaja.
  3. Bajo ningún concepto establecer reglas de valoración paralelas como que si estás al 50% de la calidad de un sexenio, se te rebaje a la mitad el incremento docente y cosas así. Hay que actuar en plan maniqueo. O todo o nada. Y el todo cada vez más difícil de obtener.
  4. Igualdad de trato que a los tesitandos. Si una publicación ha aparecido en una tesis doctoral, no puede aparecer como aportación personal de otro tesitando. En buena lógica, si una publicación ha sido utilizada por un investigador para obtener un sexenio, que no pueda ser utilizada por otro para lo mismo.

En fin, habrá que estar atentos a los signos de los tiempos.

14 mayo, 2012
 
|   Etiquetas: ,  |  

Hacia una sociedad cada vez más fea

Uno de los efectos colaterales de la crisis menos comentados en los medios es la pérdida de belleza. En tiempos de bonanza la belleza surge como por generación espontánea. Como las flores en primavera. Siguiendo el símil de la naturaleza, cuando llegan los rigores invernales, la belleza se retira o simplemente, se marchita.

Ya estamos comenzando a percibirlo y la cosa irá a más. Como no hay dinero, se retrasa la construcción de infraestructuras. Si no se comienzan, no se ven y el paisaje queda en su belleza original. Pero si las obras han comenzado, al retrasarse o incluso paralizarse, queda todo a medias, con material de construcción por el medio, entornos sin urbanizar o arreglar, con lo que todo queda por mucho más tiempo más feo. Así se pueden ver armazones de edificaciones urbanas que llevan años con el esqueleto al aire sin que nadie se atreva a colocar la carne de ladrillos y cemento que le dotarían de dignidad al edificio, PAIs vallados y urbanizados sin edificios en su interior, grandes urbanizaciones fantasmas en las que apenas vive nadie y los que viven, han transformado sus viviendas en fortines al estilo mad max. Todo sea para poder defenderse del pillaje que va desmantelando poco a poco el resto de viviendas convirtiéndolas en cadáveres que van transformando el otrora edén adosado en triste cementerio.

Los edificios que requieren mantenimiento se apañan con una capa de pintura, el que puede permitírsela. Muchos bajos comerciales cierran y en su lugar un lacónico se vende o se alquila aparece. Durante meses no aparecen nuevos dueños.

Las calles van llenándose de mugre porque así el ayuntamiento se ahorra algo también en la limpieza, de socavones porque no hay dinero para comprar material de construcción con el que reparar el suelo o bien porque la contrata de mantenimiento es llamada ahora con cuentagotas.

Los coches se van llenando de abolladuras porque si el seguro no cubre la reparación, no se repara. La edad media de los coches aumenta, como la cantidad de clientes de los talleres de reparación, que no de los concesionarios. Los coches nuevos que se ven, en proporción son cada vez más potentes y caros, pero en números absolutos, la duración de la numeración de las matrículas aumenta. Los que tienen dinero, siguen gastando y el resto se retrae.

Paralelamente veremos como las calles se van llenando de baches, especialmente después de las llúvias. Estos baches estarán más tiempo sin reparar, aumentando la inseguridad, el riesgo de accidentes,… Para cuando sea insufrible el paso por dichas calles, se parchearán y no se reasfaltará la calle.

Los castillos de fuegos artificiales en las fiestas son cada vez más pequeños, las fallas cada vez más pequeñas, los muñecos son más simples, con menos detalles pintados, menos elaborados y la extraña sensación de haberlos visto antes en algún otro sitio porque han sido reutilizados los moldes para abaratar, se rebajan las cantidad de conciertos y la fama de los trovadores que vienen a cantarnos.

Los colegios presentan cada vez aulas más masificadas, con desconchones, más sucios, con menos profesores, pero más viejos, cansados y nerviosos.

Se ponen de moda las rodilleras y las codilleras. Se van viendo más ojeras, caras más tristes y cansadas, plantillas en las empresas más viejas y gastadas, más conflictividad laboral, más divorcios,…

En fin, habrá que trabajar más.

14 mayo, 2012
 
|   Etiquetas: |  

Tabúes sociales

Tabú: conducta, actividad o costumbre prohibida, moralmente inaceptable, impuesta por una sociedad, grupo humano o religión. Romper un tabú es considerado como una falta imperdonable por la sociedad que lo impone. Algunos tabúes son, en efecto, delitos castigados por la ley, en este sentido, los tabúes son antecedentes directos del derecho. Para evitar algunas palabras consideradas como tabú, se utilizan eufemismos. En otros casos, se utilizan disfemismos.

Todas las sociedades tienen tabúes. Hay que tener especialmente cuidado con aquellas que presumen de no tenerlo. Son doblemente peligrosas porque los tienen y encima han anulado su capacidad de autocrítica para poder ser conscientes de ellos.

La sociedad española es una sociedad acomplejada llena de tabúes, muchos de ellos no reconocidos, pero ciertamente existentes. A continuación se presenta una lista no exhaustiva de algunos de ellos. Se han agrupado por familias. Son especialmente insidiosos los antirreligiosos, especialmente los anticatólicos. También se apostillan eufemismos cuando proceda.

Generales

Canibalismo

La sociedad española no es canibal en su sentido literal. De hecho, el canibalismo, aunque no está explícitamente prohibido por ley, su penalización podría deducirse de la interpretación del artículo 526 del Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal, que fue modificada mediante la ley Orgánica 15/2003, de 25 de noviembre: “El que, faltando al respeto debido a la memoria de los muertos, violare los sepulcros o sepulturas, profanare un cadáver o sus cenizas o, con ánimo de ultraje, destruyere, alterare o dañare las urnas funerarias, panteones, lápidas o nichos será castigado con la pena de prisión de tres a cinco meses o multa de seis a 10 meses.”

De una interpretación malintencionada de esteartículo ciertamente uno podría deducir que el canibalismo no está prohibido en España.

Sexo

La pornografía está normalizada.

No se puede llegar virgen al matrimonio.

Cualquier actividad sexual es lícita. No tener actividad está mal visto.

Ideología de género

La sociedad española es feminista. Sin embargo este eufemismo en muchas ocasiones sirve para ocultar actitudes realmente hembristas, cayendo en los mismos vicios y tics que los machistas. Ciertamente falta una contracultura masculinista que centre de nuevo todo.

Puedes salir del armario y proclamar al mundo que eres gay, lesbiana, transexual o bisexual, pero una vez hecho, nunca más podrás dejar de serlo.

Guerra civil

Anticatólicos

Algunos de los tabúes que no se pueden cuestionar en España:

Se puede dar una dieta halal a un musulman pero si en el menú del día hay carne un viernes de cuaresma, no esperes que te ofrezcan pescado.

Puedes entrar en una iglesia a insultar a los que allí se encuentran, cerrar iglesias en universidades o manifestar lo que te de la gana dentro de una iglesia. No hay penalizaciones. Los que así actúan, ni se les ocurrirá hacerlo en una mezquita, en una sede sindical o de un partido político.

8 mayo, 2012
 
|   Etiquetas: |  

La hipótesis Salamanca

Tras la caída del meteorito Armagedón, un meteorito de dimensiones colosales que barrió la Tierra con terremotos y maremotos de dimensiones nunca antes vistas, se han borrado los vestigios de la civilización anterior. Todos los contenidos digitales desaparecieron.

En el siglo 30 unos arqueólogos descubren placas de carretera en las que aparece la palabra “Salamanca” junto con un número a la derecha. Dadas las posiciones en las que se encontraron, sus orientaciones y los números, triangulando, siempre aparece de forma coherente y evidente un punto sobre el mapa, que actualmente corresponde a un punto bastante profundo dentro del gran lago de agua salada que se formó en la meseta norte española tras el paso de la “gran ola”.

¿Deberíamos pensar que Salamanca nunca existió porque no hemos encontrado nada o porque está sepultada bajo un mar interior salado y metros de lodos?

A Dios nadie lo ha visto ni tocado, pero existen los milagros eucarísticos, los relatos evangélicos, el testimonio de los hombres que prefirieron morir martirizados a renegar de la realidad en la que creían firmemente, tantas y tantas evidencias de que Dios existe y es real que es francamente más fácil creer que Dios existe a que existan los OVNIs, y sin embargo hay gente que cree en los OVNIs pero no en Dios.

2 mayo, 2012
 
|   Etiquetas: ,  |  

No vino a la fiesta

El otro día fui a una fiesta y, una vez allí, busqué a un amigo que me han dicho que iría. La sala era grande y estaba abarrotada de gente. Tras varias vueltas no conseguí contactar con él. Cansado de tanto buscar me marché pensando “no ha venido”. Si lo pienso bien, en realidad no sé si fue o no fue; sé que no le vi, pero no podría afirmar con total seguridad que no estaba. Quizás no llegamos a cruzarnos, o llegó después de irme yo… Tal vez le pasó lo mismo que a mi, llegó, me buscó, no me encontró y se marchó.

Pues eso es justamente lo que dicen los ateos: “Dios no existe” (“No fue”) y además “es imposible que exista” (“Es imposible que fuera, porque no le vi”).

Un ataque común a los católicos es decir que somos dogmáticos, cuando resulta que el ateo lo es más aún, y doblemente: “Dios ni existe ni puede existir”.

Decía Chesterton que “El ateísmo es el mas atrevido de los dogmas, porque es la afirmación de un negativo universal”.

2 mayo, 2012
 
|   Etiquetas: ,  |  

Entrada siguiente Previous Posts

  • Meta

  • Páginas

    Calendar

    septiembre 2017
    L M X J V S D
    « Jun    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
    Universidad Politécnica de Valencia