UPV



Resultados de la búsqueda By Etiquetas: familia


Conciliación familiar

Siendo padre de familia numerosa y habiendo tenido que trabajar en diferentes cometidos, mi experiencia personal es la siguiente:

  • Establece tu tabla de valores y priorízalos. En mi caso son por este orden: Dios, mi esposa, mis hijos, mi carrera,… el resto. El matrimonio es una vocación y un sacramento. Yo me casé con mi esposa, no con mis hijos. Llegado el momento, espero que sean personas adultas y se vayan de casa para fundar su propia familia. Mi mujer, estará conmigo hasta que la muerte nos separe. Por eso está delante de mis hijos. Cuidado con alterar este orden; especialmente si eres madre.  Si realmente esta escala es verdad, entonces la rutina diaria debe ser un reflejo de las mismas. Revisa constantemente la planificación diaria para no desviarte, ni mucho cada día ni durante mucho tiempo. De acuerdo con esto:
  1. Reserva SIEMPRE un tiempo DIARIO para Dios. Si no hay tiempo a lo largo del día para Él, es que hay cosas en nuestro listado de tareas que no deberían estar ahí. Si estás intentando encontrar cosas que quitar, pregúntate qué quitarías si tu mujer o uno de tus hijos estuviese gravemente enfermo… y no esperes a que eso ocurra. El matrimonio siempre es cosa de tres: Tu mujer, Tú y Dios. Si Dios no aparece en tu plan de vida, no durará mucho tu matrimonio. Reserva un rato para rezar junto a tu mujer y otro tú sólo. Puede ser al principio de la mañana, antes incluso de que se levanten los niños, al final de la noche, antes de acostarte o usa tiempos muertos como el desplazamiento en el metro, autobús, mientras conduces el cohe al trabajo o esperas en la consulta del médico.
  2. Fija una cita con tu mujer todas las semana aunque sólo sea para tomar un café en un bar media hora antes de ir a recoger a los niños al colegio. Pero a solas, sin niños ni familiares, ni tuyos ni de ella.
  3. Trata a tu familia como más importante que tu cliente más importante o incluso que tu jefe. Por lo tanto, también reserva sitio en la agenda para que estén tiempo con papá: deberes, ira al parque, a pasear, ver una película en el cine o simplemente ver dibujos animados juntos delante del televisor. Aunque esto último sólo en caso extremo.
  4. Por lo tanto, en muchas ocasiones, tendrás que echar mano de los ratos de ocio, especialmente de series de TV por la noche después de cenar, o de la copa con los amigos después del trabajo.
  • Comparte con tu mujer. Escucha a tu mujer. Cuéntale cómo te va en tu trabajo. Saca tiempo todos los días; aunque sea sólo para decirle que le quieres y que todo va bien. Esto evita malentendidos, alivia la tensión, ayuda a comprender por donde está pasando el otro, permite planificar actividades,… Cruzad agendas, especialmente la de los niños: visitas periódicas al médico, actividades extraescolares, campeonatos, finales,…
  • No vivas por encima de tus posibilidades. Si no tienes posibilidades (dinero, tiempo, capacidad física a medida que vas envejeciendo,…), no las emplees. Reserva tus fuerzas para lo asequible e importante.
  • Trabaja como un loco… cuando estés en el trabajo. Completa todas tus tareas, haz todo lo mejor que puedas y vete a casa. No te lleves trabajo a casa si es posible, especialmente en esta era de las comunicaciones. Es importante apagar el móvil, apartar el ordenador y entregarnos a nuestras familias. Si las servidumbres familiares interfieren con el horario laboral, si éste te lo permite, prioriza la familia y luego recupera en casa el tiempo “sustraído” al trabajo.
  • Protege tu matrimonio. Mantén una distancia emocional respecto a las mujeres que no sean tu esposa. Trátalas con respeto, como querrías que otros hombres tratasen a tu mujer en el lugar de trabajo. Habla positivamente de tu mujer. NUNCA te quejes de tu mujer, especialmente ante otras mujeres.
  • Para y pide consejo. Pídele a tu mujer consejo y oraciones cuando estés en problemas. Probablemente te conoce mejor que nadie y su punto de vista puede ayudarte a que las cosas funcionen.
  • Ama a tu mujer. Si tratas a tu esposa en casa como es debido, habrá menos problemas cuando puntualmente tengamos que trabajar horas extra. Recuerda por qué os enamorasteis. Piensa en sus cualidades. Reza por ella. Ofrece pequeños sacrificios por ella. Piensa en el honor que supone ser admitido, a pesar de todas nuestras debilidades, como un marido y padre.
26 julio, 2012
 
|   Etiquetas: ,  |  

  • Meta

  • Páginas

    Calendar

    septiembre 2017
    L M X J V S D
    « Jun    
     123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930  
    Universidad Politécnica de Valencia